Guía de etiqueta para el adolescente

Aporte de nuestro querido Bloguero musiquero

#2: Estilos para su primera cita.

Dicen que la primera impresión es la más importante, y si ya se le hizo tener una cita con su amada, recuerda que en este siglo XXI las cosas no funcionan igual. Las jovencitas de hoy en día son diferentes, y pocas prefieren que uno les abra la puerta del auto, les pague la cena o ya de pérdida se peine y huela bien. Así que si no quiere que le mande directito a Iguala desde la primera cita, aquí hay unos cuántos “outfits” que puede usar para prevenir este desafortunado temperamento.

 

•”El parásito posmoderno”

Usted, joven, debe ser un pobre y ridículo intento de un “Gentleman” o un “Dandy”. Debe ser un bully intelectual que crea que lo sabe todo, y se jacte de conocer lo que habla aunque no tenga la menor idea de la índole tratada. Eso, en cuanto a la actitud. La indumentaria que usará el día de la cita debe ser un cuerpo envuelto en una mugre de 3 días, si usa barba y bigote, que estén el mismo o mayor tiempo descuidados y sin lavar. Si quiere que éstos se vean más orgánicos, procure que los trocitos de comida que ingiera durante ese periodo queden incrustados en ellos. Por supuesto, no se lave los dientes ni se aplique loción. Use ropa en plan “vintage” y lentes estilo hípster. ¡Seguro que cae a sus pies!

 

•Don Ver…dura.

Aplique un look buchón si la señorita escucha música de banda y es un tanto superficial. Su encanto ante ella será infinito. Procure que toda su indumentaria no sea de materiales tan elaborados, pero la decoración que tenga sí. Podría usar una playera normal de algodón  Blanca y austera, eso sí, con un estampado de marca Michael Kors o Calvin Klein muy llamativo, y ¡Bien grandote! Si es más grande que la misma playera, mejor, no tenga reparo en hacer notar su mal gusto. Use unos jeans normales, y en el calzado, use unos zapatos italianos o unas botas piteadas, y unos lentes grandes estilo aviador, también de marca. Si usará reloj, que no transmita buen gusto, ni mucho menos puntualidad, si no simplemente que usted desea que la mano se le vea bonita. Si va a ser uno de correa de metal, que le quede bien floja. O si no, que sea un deportivo de colores chillantes que no combinen en absoluto con su vestimenta. Use vocablos como “pariente”, “viejón”, o “perro”, para referirse a sus camaradas. Báñese en loción al grado de apestar, eso sí, sin haberse aseado previamente, y si va a arreglar su pelo, que no sea con gel, al grado de verse limpio y cuidado. Échese cera y espere a que haga magia. Éste estilo le sentará de maravilla si tiene una faceta que le tira a cabeza olmeca, como la de su servidor.

 

•El galán de Barrio.

Aquí debe tener un poco más de meticulosidad, pues el escenario idóneo es una fiesta patronal, yo recuerdo que allá por los 50’s, a las niñas les gustaba que uno les invitara un helado, o las besara bajo la lluvia, o las llevara al “matineé”. ¡No! Hoy, les gustan los besos. Pero bajo balas perdidas y chispas de cuetes. Procure que su raza lo respalde, y cargue una navaja bien chida en el bolsillo, aunque usted sepa que ésta no le va a durar ni pa’l arranque, puesto que ni siquiera está bien ensamblada, ni tiene filo. Use una playera del partido verde, o un “tank” negro sin mangas. Una gorrita con un emblema de los ángeles  y unos lentes tan oscuros que ni usted pueda ver a través de ellos, tampoco le caerán mal. Use un pantalón 3 tallas más grande, unas conchas Adidas y unas mangas de tatuajes falsos. Al instante caerá rendida.

 

•El estudiambre.

(OJO: ÉSTE ES EL QUE DEBEN EVITAR A TODA COSTA LAS SEÑORITAS, A MENOS QUE QUIERAN SER TACHADAS DE ABURRIDAS)

Éste andará enfundado en algún uniforme el 70% del tiempo. Invertirá su tiempo libre en actividades extracurriculares por lo que apenas y pasará tiempo con ella. Le recordará a su Dulcinea que jamás deja de pensar en ella. Se pondrá decentito en sus citas y se comportará. Él no se lo dirá, pero para pagar su ramo de rosas, su taxi y su cita en sí, habrá ahorrado los cambios de las tortillas, habrá cuidado niños malcriados y perros insoportables por dinero, sólo para compartirlo con ella. Se habrá quedado sin comer para hacerle algún buen detallito. Le hablará bonito y por lo gral. Usará todas las reglas de la caballerosidad consideradas anticuadas. Los regalos más abundantes para la chica en cuestión serán cartitas hechas a mano, con frases fusiladas de internet, y flores arrancadas del jardín del vecino. Por supuesto, sus esfuerzos serán en vano, puesto que alguno de los otros 3 la habrá conquistado, asi que evite, en esencia, ser un caballero.

 

•Tips extra:

-Llegue 1/2 hora tarde, no vaya a ser que ella piense que usted es puntual.

-No lave su auto.

-No se lave a usted mismo.

-Sea bien gorrón.

-Y por lo que más quiera, aguántese de hacerla sentir bien.

 

Hasta aquí el capítulo 2 de: Guía de etiqueta para el adolescente.

Comparte esto:

Comentarios

comments

Deja un comentario