Una noche decembrina cargada de metal

Hace mucho que no visitábamos el legendario bar El Estribo, y esta noche lo hicimos gracias a la invitación del buen Morrigan, el encargado de organizar esta tocada heavy con muy buenas bandas de la escena local, nacional y, porque no decirlo, mundial.

Por cuestiones del tráfico citadino llegamos solo a escuchar las dos últimas rolas de Fire Fang, banda de la ciudad de León, Guanajuato, que tuvo la gran labor de abrir este festival con mucha energía  en su música y que rápidamente hizo conexión con los asistentes.

La noche siguió su curso con la banda local Ride With Dead liderada por la joven vocalista Amellali Snake Tongue demostrando que la belleza femenina y la rudeza pueden ser cara de la misma moneda cuando se trata de cantar metal. Un grupo que dará de que hablar si siguen haciendo música como la de esta noche.

Tocó el tercer turno a un Dragón de Piedra venido desde tierras purépechas a exponer sus riffs potentes y entregándose  a los asistentes llenos de ánimos de seguir escuchando excelente música.

Faltaba poco para la banda estelar, y los encargados de cerrar la participación de las bandas locales fueron los integrantes de Etánisis con una dosis de potencia desprendida de la guitarra de 7 cuerdas de León Villalobos, aderezadas con la sutileza del teclado de Armando Villalobos, que por momentos protagonizaba algunas piezas.

Hasta este momento, algunos fallos técnicos aparecieron pero no lograron opacar los hasta el momento hecho por las bandas teloneras.

Y llegó el plato fuerte de la noche, con los zaragozanos de Eternity, banda llegada de España que se encuentra de gira por primera vez en nuestro país y que con cinco discos editados, muestran una solides y fuerza interpretativa que solo los años tocando saben dar. Potencia vocal y riffs veloces más precisión en el ritmo de la batería comenzaban el cierre de esta noche en la que, los que asistimos, nos podíamos ir satisfechos de escuchar bandas con gran nivel interpretativo y una propuesta auditiva interesante.

Aunque la asistencia de público fue reducida, se podrá decir que de lo bueno poco, más sin embargo fue una noche disfrutable y que sirvió para generar un ambiente más íntimo entre las bandas y el público.

¡LARGA VIDA  AL METAL!

Aquí las fotos

Comentarios

comments

Deja un comentario