Un año más se va, y como dice la canción de Tony Camargo, «Yo no olvido al año viejo porque me ha dejado cosas muy buenas».

Esta es una pequeña despedida a un año que ha dejado cosas buenas, malas y algunas peores, un adiós, como diría Cerati, «Decir adiós es crecer…».

El fin de una temporada llega, este año hubo mucho de lo cual reflexionar, quizá uno de los años más peligrosos en los últimos tiempos, también un 2019 en el que de las cosas malas se puede aprender.

Siempre me ha gustado pensar que el fin de año es como terminar una ruptura amorosa, aprendemos de todo lo malo, dejamos que fluya, sonreímos con lo bueno y continuamos, mucho de este año puede que para ustedes haya sido más un momento en que pensaban que no saldrían del bache, pero lo lograron, y lo seguirán logrando (aplausos).

Recuerden que esta bien a veces no estar bien, lo cual es completamente normal, aprendemos y continuamos, que así sea este nuevo año que comienza para todos; que este lleno de amor, sabiduría, muchos aprendizajes y crecimiento personal, que aunque nunca terminamos de aprender, el siguiente año sea de total crecimiento.

Este año logramos retomar este blog, que con mucho esfuerzo hemos ido trabajando gracias a su apoyo y al de todas las personas que se han acercado. No es un secreto que la escena esta un poco muerta, por lo que para el 2020 esperamos ver más a esas bandas de la región estrenar canciones, vídeos y discos.

Todas esas bandas siempre serán bienvenidas aquí, este es un espacio para ustedes, y no solo para la música, también para todas esas personas que se dedican al arte.

De parte de todo el equipo que conforma Celayasonica, queremos mandarles un abrazo muy grande, las mejores de las vibras y que este 2020 sea muchos mejor que todos los años anteriores, un año en el que puedan superarse y ser más chingones.

Nunca dejen de crecer y de soñar.

Deja tu comentario